Guadalupe Valdés

Su trabajo se caracteriza por articular el patrimonio natural con piezas encontradas que reflejan y memorizan los procesos a los que fueron sometidos.

Concibe la naturaleza como un solo organismo vivo en el que todo está interrelacionado: sus patrones, sus ritmos y manera de manifestarse en los millones de años transcurridos. Sus pinturas son paisajes primigenios e inmersivos que develan la geografía de nuestro territorio y su memoria geológica.


La materia para la artista no desaparece, se transforma; es la convicción que mueve su obra. Óleos, bosquejos y la instalación de fragmentos de madera, piedras, ramas o deshechos que rescata de la Cordillera de Los Andes, Los Alpes o de la zona Austral de Chile. Ejemplo de ellos son sus pinturas con cordones montañosos que ponen en valor una vida ancestral, con más de 200 millones de años que urge ser amada y resguardada y evidencia la existencia de una realidad más allá de lo tridimensional. 


Actualmente está desarrollando para el 2022 ANDES/ALPES, exhibición que pretende unir arte y ciencia; el estudio y evolución de ambos cordones montañosos abordados desde la geología y traducidos con el lenguaje de la pintura. Para ello ha realizado dos residencias en Austria (St. Christoph am Arlberg) financiada por la Huebner Kennedy Stiftung. 


Para la artista el color y sus emociones son un estímulo clave para el aprendizaje. Movida por este convencimiento ha liderado talleres para niños a lo largo de nuestro país, el más reciente con una comunidad Huilliche en la isla de Chiloé. 

Su trabajo se caracteriza por articular el patrimonio natural con piezas encontradas que reflejan y memorizan los procesos a los que fueron sometidos.